Los hombres y los gatos.

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Hombre con gatos como mascotas

El mundo relativo a los gatos está lleno de mitos y leyendas forjadas por la mente humana a lo largo de los pocos siglos que llevamos conviviendo con ellos. La cuestión más importante sobre estos mitos depende de su origen, pues los mitos que nos creamos los fans de los gatos nunca podrán ser iguales que los que crean sus enemigos, ¨humanos¨ capaces de inventarse cualquier estupidez por difamar a nuestro mejor amigo peludo.

Los mitos creados por los enemigos de los gatos han pasado por diferentes etapas y niveles de difamación, se les ha acusado incluso de ser aliados del diablo y otras cosas absurdas que solo la gente absurda puede llegar a creer.

Hoy que la ciencia ha redimido al gato de su supuesta alianza con Satanás e incluso se ha admirado su papel como exterminador y enemigo de las plagas que causaron las peores mortandades de la historia humana, no dejan de aparecer nuevos mitos en su contra, de los cuales ya hemos hablado en artículos anteriores.

Solo quien tiene mininos sabe que llenan de momentos felices la vida de sus humanos.

Fotografía fans Gatolia_Trippy y Juan S. Urzúa

El mito ¿Los hombres que tiene gatos son gays?

El mito que nos ocupa hoy -aunque puede parecer menos dañino-, trae para los gatos no pocos problemas sobre todo en nuestra cultura hispanoamericana marcadamente machista. Mientras que los hombres con gatos dentro de otros sistemas culturales -como el anglo-sajón o el japonés-, no son considerados diferentes que los hombres que tienen perros, en nuestro sistema cultural la asociación a la homosexualidad se da en muchos casos por añadida.

¿Qué consecuencias trae esto? Bueno la primera de ellas es que muchos hombres preferirán no tener gatos como mascotas, pues no querrán aparecer socialmente con algún elemento que ponga en duda su masculinidad; a la vez, provoca que los hombres heterosexuales impidan a sus hijos tener gatos, ya si se toma esta preferencia como un indicador contrario a la masculinidad, muchos preferirán no tener este ¨riesgo¨ en casa.

Una encuesta del New York Times en la sección dedicada a los gatos preguntaba: ¿los hombres heterosexuales, tienen gatos? Arrojó la cifra de que más de un 84% respondió que sí, que los hombres heterosexuales tienen gatos. No puedo dejar de pensar que, si esta misma encuesta se realizara con el público hispanoamericano, ¿qué resultados se obtendrían?  

Volviendo a la encuesta, esta también identificó las características que se podrían relacionar con los hombres gateros y concluyó que estos eran en general inteligentes, protectores y cariñosos.

Un hombre con su gato negro
Fotografía fans Gatolia_Mishifus y y su humano

Ser hombre y tener gatos no es nada que llame la atención en los países europeos, los británicos -por ejemplo-  siempre han tenido el buen gusto de tenerlos consigo. Winston Churchill -quien fuera el primer ministro de ese país durante la Segunda Guerra Mundial- tuvo varios a los que incluso dejó casa y manutención asegurada.  Ernest Hemingway escritor norteamericano y Premio Nobel de Literatura también siempre andaba rodeado de mininos en su casa en Cuba. Otro norteamericano presidente de esa nación llamado Bill Clinton no tenía reparos en mostrarse junto a su gato Socks en la Casa Blanca.

Le puede interesar leer: El DÍA en que los GATOS casi gobiernan el Mundo, Socks el Gato PRESIDENCIAL.

En nuestra cultura ocurre el absurdo de crear un tabú sobre los hombres que tienen gatos, al presuponer que es posible que sean gay. ¿En qué capítulo de la historia puede estar la mente de una persona para imaginar algo así? ¿Cómo el hecho de apreciar, amar o cuidar a un gato nos puede definir sexualmente?

Sencillamente los gatos son amigos para todos y mucho más inteligentes que los humanos, pues no se detienen en la orientación sexual de una persona para condicionar a ello su amistad. Los gatos nos entregarán todo su amor sin poner condiciones o barreras, en esto -como en otras mil cosas- los gatos nos superan.

Un hombre con su gato mirando la ciudad
Fotografía fans Gatolia_Batman y su humano

Cuando dos gatos se encuentran en la calle o en una azotea, hablan de muchas cosas importantes, nunca un gato cometerá la falta de discriminar a otro gato por tener un humano hombre o mujer, tampoco le importará la orientación sexual de nadie. En su conversación no se detendrán a juzgarse por su color de piel u otras banalidades… nada de eso importa cuando se es inteligente. Ellos hablarán del calorcito bajo tus mantas, el pescado delicioso en la mañana, de lo bien que se está sobre su humano tomando el sol de la tarde… Los humanos podemos sin dudas aprender mucho de los gatos, aprender a apreciarnos más por lo interior de las personas que por lo que vemos de ellas. Discriminar es de estúpidos y no hay gatos estúpidos.

Ojalá llegue el día en que la gente que nos rodea pueda ver más allá de los clichés inventados por la gente que critica y no ama, el amor en estado puro no tiene prejuicios.

Ya vamos en casa por siete gatos y creciendo ¿acaso eso indicará algo más?, quién viva con gatos sabe que eso solo significa más amor, es decir: ( 7 x 😺) = ( 7 x 💗)

Galería con fotos de muchos de los hombres fans de Gatolia junto a sus gatos.

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros