Leyendas DE Gatos, Maneki neko.

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Templo Gotokuji, origen de la leyenda de Maneki Neko
Templo Gotokuji, origen de la leyenda de Maneki Neko.

Estamos en pleno siglo XVII en la era Edo para los japoneses, tiempo de señores feudales y samuráis en Japón. Hay un templo en ruinas en los que vive un viejo monje con su gata Tama, una gata bobtail (raza de gato sin cola japonés). El templo estaba en la ruinas luego de perder seguidores por años, y el poco alimento que había, lo compartía el monje con su gata.

Le puede interesar leer también: Bobtail Japonés, un gato sin cola.

Todo cambiaría por un evento casual o quizás sobrenatural, el hecho es que un señor feudal japonés llamado Naotaka Ii(井伊直孝) fue sorprendido por una tormenta recia mientras cazaba en la zona del templo, por lo que corrió a refugiarse bajo un árbol a la espera que amainara el temporal. Muy cerca del árbol que servía de refugio a Naotaka estaba la puerta del templo Gotokuji , y allí estaba la gata Tama que levantando su pata derecha parecía estar llamando al samurái; este, intrigado por el gesto de llamado, salió de abajo del árbol corriendo en dirección a Tama y justo unos segundos después un rayo destrozaba el árbol que acababa de abandonar el samurái. Naotaka que se sintió salvado por el aviso de la gata desde entonces se ocupó del templo del anciano y de Tama su salvadora.

Le puede interesar leer también: 2 gatos que quieren entrar a un museo de Japón… cada día… varias veces 😺

Gato Bobtail japonés
Gata Bobtail japonesa, observe la cola corta en forma de pompón.

El templo Gotokuji se salvó de la ruina y existe hoy gracias a este feliz suceso. A la muerte de Tama (que fue enterrada en los predios del templo) y para que no se perdiera su historia, los monjes hicieron figuras de la gata y estas figuras eran compradas por los visitantes como amuletos de buena suerte (para suerte del templo) que desde entonces no ha vuelto a tener problemas económicos.

El nombre de la figura que representa a Tama llamando a Naotaka pasó a llamarse Maneki Neko, que traducido sería Gato que llama. El Maneki Neko ORIGINAL se diferencia mucho de las versiones comerciales chinas que posteriormente han inundado el mercado de baratijas, la figura representa un gato de raza Bobtail blanco en posición sedente que levanta su pata derecha con la planta hacia el frente (forma en que llaman los japoneses que es diferente a la forma occidental que la palma de la mano es hacia atrás), está fabricado manualmente en cerámica pintada y solo tiene un cascabel de bronce en el cuello que aparenta estar sujeto con una cinta roja.

Gatos de la suerte Maneki Nekos pizas artesanales vendidas
Maneki Nekos originales vendidos en los predios del templo Gotokuji
El gato Maneki Neko original del templo Gotokuji
El Maneki Neko original del templo Gotokuji no tiene ninguno de los agregados que luego se le fueron incorporando.

Los chinos que son muy dados a los negocios, luego se han encargado de hacer miles de versiones plásticas a las que se han incorporado nuevos significados e imágenes: monedas, mecanismos que simulan el movimiento de la pata, colores, dorados… (y luego más monedas, más colores y más dorados y nuevos significados…) particularmente considero que eso atenta contra lo puro y hermoso de la historia, por lo que en este artículo con toda intención no estarán incluidas ningunas de esas versiones y significados, creados con fines comerciales mucho después. Me encantaría algún día poder tener un Maneki Neko japonés, hecho en cerámica pintada a mano y comprado justo en el templo Gotokuji, pues aunque no creo en la suerte, la pieza tiene el valor de recordar una buena historia.

Le puede interesar leer también: Los gatos en el arte japonés. La invasión de los gatos a Japón es muy antigua.

Un comentario

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros