Conoce los primeros AUXILIOS FELINOS. ¿Qué hacer cuando un gato se accidenta en casa?

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Tu gato está muy tranquilo jugando con su ratoncito de juguete favorito hasta que de repente empiezas a escuchar unos ruidos como si se estuviera ahogando; entonces te das cuenta de que a la cola del ratón le falta su cascabel, ¿sabrías qué hacer inmediatamente?

El gato es un curioso cazador innato de uñas muy afiladas, algunos además tienen tendencia a querer probarlo todo. Quizás es por eso que decían aquello de que “La Curiosidad mató al Gato”. Aun así, hay muchos accidentes que podemos evitar antes de que ocurran teniendo un poco de cuidado con aquello que dejamos a su alcance. Por ejemplo, muchas de las plantas y flores que decoran nuestro hogar pueden llegar a ser muy tóxicas para ellos así que lo más adecuado es saber cuáles debemos retirar para evitarnos un disgusto.

Gatos primeros auxilios

Por otro lado, hay ciertas cosas que debemos saber hacer por si nuestro gato sufre algún tipo de accidente que pudiera poner en peligro su salud y no tuviéramos acceso inmediato a asistencia veterinaria. Por ello, es importante aprender cómo aplicar unos primeros auxilios básicos a nuestro gato, con mucho cuidado, para tener tiempo de llevarlo a su veterinario habitual, o a una clínica de urgencias veterinarias, lo más pronto que nos sea posible y así que el veterinario acabe de tratar a nuestro gato como sea necesario y evitar posibles daños posteriores.

Aunque la prevención es la mejor cura para no tener que vernos en una situación de emergencia, es importante que seamos capaces de saber reaccionar ante una situación de emergencia y que podamos poner en práctica la técnica de primeros auxilios necesaria en cada caso. Como en el caso de los primeros auxilios caninos, tenemos que intentar mantener la calma en todo momento para no estresar más a nuestro gato. Al llamar al veterinario para concertar una cita urgente para nuestro gato, éste puede darnos unas pautas para hacerle el trayecto hasta la clínica un poco más cómodo y seguro.

Gatos primeros auxilios

A continuación, les ofrecemos algunos conocimientos básicos de primeros auxilios para realizar a nuestro gato en situaciones de extrema urgencia:

   Si nuestro gato sangra por alguna herida que se haya hecho, nos lavaremos bien las manos y trataremos de detener el sangrado presionando la herida con una almohadilla hecha con gasa empapada en agua fría; en ningún caso usaremos algodón directamente sobre la herida, pues el algodón tiende a soltar hilos que pueden quedar pegados en la herida y de esta manera infectarla. Si no hay manera de detener la hemorragia, aseguraremos la compresa con un vendaje y colocaremos sobre esta otra almohadilla, repetiremos la operación las veces que sean necesario hasta que el sangrado se detenga; si aun así no tenemos forma de detener la hemorragia realizaremos un vendaje compresivo o un torniquete a nuestro gato e iremos corriendo al veterinario para evitar que sufra un shock hipovolémico.

   Si el pulso de nuestro gato está más acelerado de lo normal y además tiene el cuerpo muy frío, es señal de que puede estar sufriendo una conmoción. Lo más adecuado en este caso será envolverlo con una manta para que su temperatura corporal suba, antes de trasladarlo.

Gatos primeros auxilios. Consejos

  Si tanto la respiración de nuestro gato como sus latidos cardíacos están acelerados y sus mucosas adquieren una tonalidad violácea, probablemente esté en estado de shock. En este caso el gato pierde el conocimiento y puede caer en coma. Es importante procurar moverlo lo menos posible, así que con ayuda de otra persona colocaremos al gato encima de una manta, en la que el gato quepa por completo y que nos hará de camilla para poder trasladarlo a una superficie plana y resistente. Si además observamos que respira con dificultad, lo colocaremos de lado con la cabeza inclinada hacia atrás, abriremos la boca del gato y de ella sacaremos con cuidado su lengua para dejar las vías respiratorias libres ya que podría ahogarse con ella. Podría llegar a ser necesario realizar un masaje cardíaco (RCP)*.

  Si creemos que nuestro gato puede tener una fractura en alguna de sus patas, además de tratarlo con mucho cuidado para que no se estrese más, debemos intentar mantenerlo inmovilizado e impedir que pueda mover la pata afectada. Lo trasladaremos con la manta-camilla, o dentro de una caja o en un transportín, donde tenga el mínimo posible de movilidad, hasta la consulta del veterinario. En ningún caso intentaremos colocarle el hueso en su sitio o entablillarle nosotros mismos la pata fracturada, el veterinario será quien realice la intervención oportuna según el estado de la fractura.

Gatos primeros auxilios

   Si nuestro gato pudiera haberse quemado, o escaldado, ya sea por contacto directo o cercanía con el fuego, con agua hirviendo o con superficies demasiado calientes, lo que podemos hacer es intentar aliviarle el dolor aplicando un apósito, o gasa, empapado en agua fría en la zona dañada. Posteriormente podremos colocar sobre la zona quemada una bolsita con cubitos de hielo para rebajar la hinchazón y aplicaremos una capa de vaselina por la herida sin cubrirla ni cortar el pelo que la rodea. Lo antes posible llevarlo al veterinario.

   Si nuestro gato queda expuesto demasiado tiempo a temperaturas extremadamente frías podría presentar una especie de quemaduras en sus extremidades, así como mostrar signos de rigidez y frío en su cuerpo. Si vemos que el gato muestra signos de congelación en orejas, cola o patas, sería conveniente bañar la zona del cuerpo afectada en agua caliente, no hirviendo, para tratar de subirle la temperatura y mantener al gato caliente hasta llegar a la clínica veterinaria. En cualquier caso, lo mejor es lograr asistencia veterinaria lo más pronto que sea posible.

Le puede interesar leer también: El médico Veterinario. ¿Cómo debe ser un buen servicio veterinario? Consejos.

Gatos primeros auxilios

   La temperatura media corporal de un gato es de 38,5° – 39,5°, tener un termómetro cerca nos ayudará para poder determinar si hay hipotermia o hipertermia en casos como golpes de calor o fiebre. Si descubrimos que nuestro gato pudiera estar sufriendo una hipotermia, lo envolveremos en mantas para evitar que su temperatura corporal siga bajando. En el caso de sufrir una hipertermia mojaremos el cuerpo del gato en agua fría, mas no helada, para conseguir bajar su temperatura corporal. En ambos casos acudiremos al centro veterinario inmediatamente para que pueda ser revisarlo y con ello poder prevenir otros fallos fisiológicos que pudieran aparecer a corto o largo plazo.

Botiquín NYLON de primeros auxilios para MASCOTAS. Botiquín Sans – Especialistas en botiquines de primeros auxilios. Puede revisar y comprar aquí.

Lo que no puede faltar en casa si vive un gato, es un botiquín de emergencias adecuado a él, “el MiauTiquín”. No podemos dar por hecho que un botiquín para personas pueda servirle a nuestro gato, aunque en algunos casos hay medicamentos para consumo humano que pueden ser usados o tomados por el gato, hay medicamentos, como la aspirina, con los que podría intoxicarse si los tomara. Siempre es mejor no auto medicar a nuestro gato sin prescripción del veterinario, él marcará una pauta de tomas según la gravedad del estado del gato, así como por su tamaño, peso y edad.

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros