Colonias de GATOS. Una responsabilidad social.

Fotografía de cabecera: Gatos de la isla Fukuoka por Fubirai

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Seguramente en más de una ocasión se ha encontrado con algún gato en la calle que para su sorpresa comparte espacio con otros mininos en algún parque cercano a su casa, en un solar yelmo o un tiradero de basura. Desde la distancia puede ver que le observan temerosos y prestos a emprender la huida si intenta acercarse. Se les conoce como gatos ferales o salvajes, ya sea en zonas rurales o urbanas. Estos felinos tan similares a los de nuestras casas, están lejos de ser completamente domésticos. Sobreviven como pueden y se mantienen lejos del alcance de los humanos formando sus propias colonias El gato es un animal que, como la mayoría de los felinos, se encuentra adaptado para vivir solo y no necesita de un formato social que le garantice su sobrevivencia. Pero a pesar de sus costumbres solitarias, pueden llegar a crear colonias que agrupen a más de 10 individuos si la condición de su entorno les llevara a ello.

Llamamos COLONIAS FELINAS a un conjunto de gatos ferales que viven y se desarrollan en libertad. Se mantienen generalmente alejados del contacto humano y no toleran vivir encerrados en un hogar como bien podrían cualquiera de nuestros mininos domésticos. Estos gatos ferales son capaces de procurarse su propio alimento y su instinto de supervivencia les permite generalmente mantenerse a distancia de los peligros evitando las malas situaciones. Pero ocurre que en la medida que los humanos hemos fusionado más su entorno al nuestro y desperdiciamos más alimentos, estos gatos han llegado a mezclar su territorio con el humano, pero sin renunciar a su vida independiente y en libertad.

Por lo general las colonias de gatos se agrupan en territorios que favorecen su numerosa población, en la medida que el alimento sea más abundante mayor será su presencia y próspero su desarrollo.

Las características de estos entornos pueden ser diversas, prefiriendo áreas con vertederos de basura, zonas donde algunas personas les alimentan espontáneamente, puertos pesqueros donde siempre quedan desperdicios de pescados y marsicos, áreas de comederos, restaurantes, o mataderos de animales comestibles, entre otros.

Cachorros de gatos ferales

Algunos gatos de origen feral, sobre todo cachorros, logran ser insertados en programas de adopción, mas aquellos que nunca tuvieron contacto alguno con los humanos suelen ser difícilmente ubicados en hogares.

Estructura social de una colonia de gatos.

Las colonias felinas suelen estar integradas por hembras de una misma familia, machos jóvenes y un macho adulto que se ocupa de mantener el territorio de su colonia a través del marcaje y expulsando a otros machos intrusos que puedan intentar reproducirse con sus hembras. Estos gatos pueden ser altamente territoriales, por lo que pueden llegar a ocasionarse fuertes peleas, incluso cuando un macho joven de su propia colonia llega a la edad de madurez sexual y comienza a cortejar a alguna hembra dentro de la colonia. 

Esquema de una colonia de gatos sin control de natalidad

Las hembras suelen permanecer dentro del territorio en una zona más reducida, en cambio el macho puede llegar abarcar un mayor perímetro que sobre todo dependerá de los límites de otro macho territorial. Las gatas dentro de una misma colonia habitualmente pueden llegar a compartir la crianza de cachorros, se conoce de gatas madres que amamantan cachorros ajenos e incluso gatas que pierden a su camada terminan adoptando cachorros huérfanos o robados de otra camada (con la intención de criarlos). También a los gatos en las colonias les resulta vital fortalecer los lazos que les unen, por ello con frecuencia se les observa frotarse y asearse unos a otros compartiendo sus olores, al mismo tiempo que se establecen los rangos de jerarquía.

Le puede interesar leer también: La castración y la esterilización felina. Lo que debes conocer.

Aunque existe una tendencia en nuestra sociedad a sentirse cada vez más sensible respecto al maltrato animal, que incluye también el abandono de los animales domésticos, aún falta mucho por conseguir en cuanto a leyes de protección y en hacer valer su cumplimiento.

Al día de hoy existen miles de colonias felinas en el mundo y son muchas las personas que conociendo algunos de estos asentamientos de gatos en su comunidad, intenta ayudarles brindándoles alimento y agua o alejando a personas que quieran dañarlos impunemente, solo que lamentablemente esta ayuda no es suficiente.

Le puede interesar leer: Los gatos de la Isla en Fukuoka. Una de las mayores colonias de gatos que existen.

Campañas de vacunas y desparasitación en gatos

Los gatos ferales padecen de muchas enfermedades contagiosas como las pulgas, piojos, tiña, sarna, entre otras y que al no ser controladas resultan muy perjudiciales en las colonias.

Siempre se agradecerá todo favor que se ofrezca a tantas criaturitas necesitadas En el camino a lograrlo debemos informarnos y conocer cuáles pueden ser los métodos más efectivos que proporcionen una ayuda real a la creciente proliferación de las colonias felinas. Mantener el buen estado de salud de las colonias, así como su controlada demografía ayudará a que en un futuro sean más aceptadas por las urbes y ciudades.

Colonias de gatos protegidas

Continuar leyendo: Desventajas de una colonia felina sin control. ¿Cómo podemos ayudar a su equilibrio, convivencia y aceptación en la sociedad humana?

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros