La toxoplasmosis los gatos y el embarazo

Toxoplasmosis – GATOS – Embarazo, la Ciencia tiene la última palabra. Todo lo que debes conocer.

Puntuación: 4.5 de 5.

La ignorancia humana es uno de los mayores enemigos que tienen los gatos.

El mayor enemigo de los seres humanos es su propia ignorancia, José Martí (poeta y patriota cubano) decía: ¨Ser cultos es el único modo de ser libres¨, es decir, conocer y aprender libera al hombre de la carga de la ignorancia y los errores del desconocimiento. Por desgracia miles prefieren repetir que informarse, ignorar que aprender y de estos nacen muchas de las injusticias y las malas acciones que fácilmente podrían ser evitadas.

El gráfico a continuación y bastante compartido en internet provoca más daño que ayuda. La persona que solo ve esta imagen entenderá que el Toxoplasma solo le llega por las heces del gato, engañando a la embarazada que creerá estar a salvo de la enfermedad si se aleja de los gatos. Sin embargo, el 75% o más de los casos de infección por el Toxoplasma se debe a la carne que comemos, las verduras, frutas y el agua contaminada.

Grafico desinformativo sobre la toxoplasmosis. Carece de toda la información necesaria dando.lugar a una incorrecta interpetación.
Ejemplo de infografía que desinforma en relación a la Toxoplasmosis por ser incompleto dando lugar al una incorrecta interpretación.

En nuestros días los gatos suelen ser víctimas de tontas creencias sobrenaturales que les asocian con el mal y el demonio, falsedades que no dejan de asombrarnos, al parecer rescatadas de un tratado medieval sobre brujería.  Lo más lamentable es que en ocasiones estas creencias terminan con la muerte de pobres animales que no tienen ni idea de cuan arraigada puede ser la estupidez humana, incluso en el siglo XXI.

Es importante saber que incluso para que las heces sean contaminantes necesitan estar al menos entre 24 o 48 horas en la caja de arena, si esta se higieniza a diario no existe posibilidad de contagio por esta vía.

Toxoplasma gondii. Imagen microscópica.

De la misma forma, las versiones populares sobre la Toxoplasmosis pasan de generación en generación señalando únicamente al gato como fuente de contagio. Es casi normal que mientras hablas con algún conocido y comentas que ¨lo tuyo¨ son los gatos, abran los ojos e intente iniciar un sermón absurdo sobre la Toxoplasmosis. Sermón que para algunas personas culminan en la sugerencia de que el infeliz minino y víctima de la ignorancia comunicada, termine siendo expulsado a las calles.

Sirva pues este artículo para informar correctamente, sirva para que todos los dueños de gatos que lo lean sean libres de la ignorancia y ayuden a otros a dejarla atrás.

Correcta infografía que explica el ciclo de vida del parásito tocoplasma gondii y cómo ocurre su transmisión.

Lo único real en la historia de los gatos y la Toxoplasmosis, es que esta enfermedad depende de los gatos para existir. Es solo en el gato que este protozoo llamado Toxoplasma Gondii puede completar su ciclo de vida. El gato es el huésped definitivo de la enfermedad (aunque también otras especies de felinos son huésped definitivos) siendo los gatos mascotas que conviven con los humanos.

A nivel mundial se calcula que casi la mitad de los seres humanos han padecido la enfermedad, es decir 1 de cada 2 personas la han tenido; sin embargo de esas personas aproximadamente solo el 25 % de los infectados han estado relacionados con gatos, el otro 75 %  ha adquirido la enfermedad por otra vía, principalmente por una mala higiene en las costumbres de alimentación.

Contagio de toxoplasmosis por la alimentación con mala higiene

Por lo tanto, es inconsistente la mayor parte de los planteamientos que relacionan el padecimiento enfermedad en humanos únicamente con la tenencia de gatos. Incluso una parte importante de ese 25% contagiados y que si se relacionan con gatos puede haber adquirido la enfermedad como el resto de los afectados, por medio de una inadecuada manipulación de los alimentos y una mala higiene.

Es importante conocer que en los humanos la enfermedad es pasiva en los individuos sanos, por eso la mayor parte de las personas desconocen que la padecieron.  Sin embargo, son los individuos cuyo sistema inmune está deprimido, pacientes con VIH-Sida o receptores de trasplantes, los que deben extremar los cuidados de no contraerla, pues en estos casos la enfermedad puede ser fatal si no se trata.

En las mujeres embarazadas es donde más se fomenta la preocupación por la enfermedad. Lo primero que debe quedar claro es que para que la mujer embarazada se infecte con peligro para el feto, esta nunca antes debe haber padecido la enfermedad. Si la embarazada ya la padeció no lo trasmite al feto (salvo casos específicos que presenten un sistema inmune muy deprimido). Por eso es aconsejable realizar la respectiva prueba de sangre que demuestre positividad para anticuerpos específicos de tipo IgG o IgM. En caso de ser positiva, es decir que la persona ya estuvo expuesta a la Toxoplasmosis, por lo general no hay de qué preocuparse con respecto al embarazo. Ante cualquier duda también puede pedir consejos y orientaciones con su ginecostetra.  

El embarazo y la toxoplasmosis, consejos

Ahora, si la mujer embarazada diera negativo, es decir, nunca se ha enfermado con la Toxoplasmosis, entonces debe tomar medidas que impidan que durante el embarazo pueda contagiarse. Ninguna de estas medidas tiene porque incluir deshacerse del gato.

Aproximadamente el 75 % de las embarazadas que enferman con la Toxoplasmosis no tienen gatos y lo hacen por el mal lavado de las frutas, viandas, vegetales o por beber agua contaminada además de mantener poca higiene en general, es decir, la primera medida es cuidarse en todos los aspectos antes mencionados.

Ahora, si la embarazada tiene gatos, la ÚNICA forma de adquirirla es literalmente poniendo en su boca las heces fecales provenientes de un gato que acaba de adquirir la enfermedad. Es decir, durante el embarazo la mujer debe evitar tocar la caja de arena o utilizar guantes para manipularla los cuales deben ser desechados. Lo ideal sería no tocar en ningún caso la arena y que otro familiar se ocupe, ya que si por distracción se toca la boca puede contaminarse (si el gato está padeciendo casualmente durante ese mes la enfermedad por primera vez). Esta simple medida, sumada a una adecuada higiene, y a tomar solo agua potable bastan para no enfermar.

Consejos embarazo y toxoplasmosis

Por otra parte, para que el gato trasmita la enfermedad debe haberse contaminado recientemente, pues la eliminación mediante las heces fecales solo ocurre en gatos que la adquieren por primera vez. El periodo completo de enfermedad del gato es de entre una semana a un máximo de 2 meses (dependerá si el contagio ocurrió por ingestión de Quistes tisulares o por Ooquistes esporulados), luego de eso el gato nunca más liberará ooquistes que son los que mediante las heces fecales infectan al resto de los animales. En un gato solo se puede repetir el contagio ocasionalmente en aquellos que presenten un sistema inmunológico deprimido, por ejemplo, los que padecen de Leucemia o SIDA felino; por lo general en estos casos sus dueños al conocer su enfermedad son muy cuidadosos en sus tratamientos de salud.

Es importante saber que incluso para que las heces sean contaminantes necesitan estar al menos entre 24 o 48 horas en la caja de arena, si esta se higieniza a diario no existe posibilidad de contagio por esta vía. Debe entenderse que no se propaga al aire, ni a objetos alrededor, la única posibilidad de pasar del gato al hombre es que las heces lleguen a la boca del humano.

Embarazo y toxoplasmosis consejos
Otros consejos de precaución para una mujer gestante.
  • Si su gato es casero evite que durante su embarazo salga a la calle, cace aves o ratones o coma carne cruda, pues puede adquirir esta u otras enfermedades al alimentarse de otros animales.
  • Evite al estar embarazada, besar las patas y nariz de su gato, si su gato estuviera enfermo con Toxoplasmosis o incluso con otra enfermedad contagiosa usted puede verse contagiada y por tanto afectar su vida y la de su futuro hijo.
  • Es bueno también evitar durante el embarazo adoptar mininos pequeños, casi siempre los gatos se contaminan durante el primer  año de vida, sobre todo si pueden salir de la casa y acceder a la caza de aves y ratones o comida provista por vecinos. Como hemos dicho antes, aunque el gato tenga Toxoplasmosis los ooquistes solo están presentes en las heces del gato por un periodo máximo de 2 meses, luego durante el resto de su vida no vuelve a liberar la enfermedad en las heces fecales ni por ninguna otra vía.
  • Si desea salir embarazada y su médico le dice que debe deshacerse de su gato creo que puede explicarle lo que ya ha aprendido sobre la fundamentación de la enfermedad. Lo primero que debe decirle su médico es la necesidad de realizarse las pruebas para detectar la presencia en la sangre que demuestre positividad para anticuerpos específicos de tipo IgG o IgM. Si es positivo y ya estuvo expuesta a la Toxoplasmosis, la evidencia médica dice que es prácticamente imposible la posibilidad de que se trasmita al feto en formación. Tampoco volverá a enfermar salvo que si como consecuencia de una inmunodepresión coincidente con el embarazo se reactiva una Toxoplasmosis latente, lo que resulta muy raro. Sin embargo, si el análisis da negativo deben tomarse medidas generales que pueden modificar incluso la relación con sus gatos durante el periodo de embarazo.
Consejos para evitar el contagio con toxoplasmosis

La realidad es que una embarazada que no cuida sus hábitos higiénicos y alimentarios puede adquirir otras muchas enfermedades tan malas como la Toxoplasmosis e incluso peores. Adquirir la enfermedad desde el origen que sea es responsabilidad absoluta de la persona y no al motivo de convivencia con un gato. Solo hay que preocuparse de que la embarazada no pueda adquirir ni esta ni otras enfermedades durante la gestación.

Consejos embarazo y toxoplasmosis

Usted puede incluso realizar la prueba de la Toxoplasmosis a su gato, si no la ha tenido es que se deben extremar las medidas. Si el gato fuera positivo con anterioridad, la la enfermedad ya no es medio de contagio por ninguna vía ni siquiera en las heces fecales. No alimente con carne cruda a su gato y por el período de su embarazo no lo deje salir fuera.

Consejos embarazo y toxoplasmosis

La Toxoplasmosis es una real y terrible enfermedad que puede afectar a cualquier embarazada. Pero mantener la postura de que solo el gato es fuente de contagio, provoca que la mayor parte de los casos de infectados se den en personas que no tienen gatos y por el propio desconocimiento la adquieren por otras vías. Los gatos pueden continuar siendo fuente de alegría y compañía para sus dueños durante el embarazo y posterior a este.

Recuerde que la responsabilidad de su salud recae sobre todo en las costumbres de higiene que mantenga en el hogar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s