Gato Vs Ratón. ¿Qué los hace enemigos naturales? Curiosidades y Consejos.

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

En los filmes, los animados, en los libros de cuentos e incluso en las canciones, los gatos por mucho tiempo han sido representados como el verdadero «enemigo de los roedores». Han quedado ambos identificados como dos animales que viven en eterna disputa, sobre todo basado en el hecho real de que el ratón es el alimento natural por excelencia de nuestros felinos.

Gato y ratón


No siempre comprendidos, los gatos han sido incluso descritos o ilustrados como abusones o despiadados ante los indefensos roedores, pero ¿acaso los gatos no habrían ayudado a disminuir plagas tan dañinas como la peste? Al menos hoy reconocemos que epidemias como aquellas, que en repetidas ocasiones asolaron a la humanidad, no habrían cobrado tantas víctimas por entonces. Todo habría sido distinto si no se hubieran perseguido a los gatos como a la peor de las alimañas.

Hoy en día los gatos van ganando más adeptos, más seguidores capaces de apreciar en estos animales, el verdadero valor de su naturaleza y compañía.

Gato vigilando un ratón
Reconocemos mejor la importancia que pueden tener en nuestro planeta siempre que exista el compromiso de un control veterinario de su población y de la entrega de los cuidados que ellos necesitan.

Le puede interesar leer también: El gran dilema en Australia. ¿Gatos o Ratones?


En lo adelante intentaremos comprender qué motiva al gato a emprender su persecución ante la presencia de un ratón, los riesgos y beneficios que ello trae consigo tanto al felino como al humano, y cuán preferible resulta este comportamiento cuando se trata del control de plagas. También entenderemos que su dieta no debe incluir a un roedor mascota a los que claramente estamos obligados a proteger. Ni tampoco deben alimentarse de aquellos que viven en alcantarillas o basureros pues les transmitirían enfermedades.

Gato persiguiendo un ratón

Mucho antes de que los gatos fueran considerados como animales afectivos, jugaron un papel fundamental como controladores de plagas. Se fueron haciendo necesarios, aunque lamentablemente a lo largo de la historia humana no siempre fue reconocida su valía en dicho aspecto.


Desde que el hombre comenzó a cultivar, con el tiempo y el crecimiento poblacional, con mayor frecuencia quedaba excedente de los granos cosechados, los que serían almacenados para el invierno o los períodos de escasez. Ello también supuso un problema consigo, la proliferación de plagas, en especial de roedores.
Los gatos durante no poco tiempo fueron apreciados por las ventajas que suponían controlando a los animales que diezmaban las cosechas. Llegaron a ser en el Antiguo Egipto, venerados y protegidos como nunca han vuelto a serlo, pero tristemente no siempre gozaron de estos genuinos privilegios, también transitaron por períodos oscuros de persecución y exterminio.

Actualmente a los gatos se les clasifica como depredadores, en cuya dieta se encuentran la pequeña fauna silvestre siendo sorprendente su efectividad en la caza. Sin embargo, es notable la preferencia de los gatos por los pequeños roedores dentro de su menú y aunque sabemos que muchos mininos viven en hogares, donde bien se les alimentan, su instinto siempre termina prevaleciendo, esperando a la menor oportunidad para atrapar a una presa desprevenida.

Gato cazando un ratón, record mundial de ratones atrapados por un gato.

¿Qué convierte a los roedores en el principal objetivo de captura para los gatos?

Ya está claro que nuestros gatos no cazan necesariamente por hambre, también lo hacen porque les impulsa su instinto depredador. Desde muy pequeños se interesan por atrapar todo lo que se mueva ante ellos. Pero lo que más une a los gatos y los ratones como depredador y presa son los factores biológicos que influyen en el comportamiento de ambas especies.

Es un mito decir que los gatos solo cazan cuando tienen hambre

El primero y más conocido responsable es el Toxoplasma gondii, un parásito capaz de reproducirse sexualmente únicamente en el intestino del gato ¿Y cuál resultó el modo más fácil que evolutivamente encontró semejante parásito para llegar a su destino vital?,… sin dudas fueron los ratones como fuente de trasmisión. Pero todo no termina ahí, un ratón puede presentar cierta dificultad para un gato que quiera atraparlo. Si bien no es imposible para el felino darle caza, los escurridizos roedores no hacen la tarea sencilla. Sin embargo dicho parásito, al hospedarse en un ratón, es capaz de cambiar su comportamiento ante el temido depredador, incapacitando al roedor de percibir a su archienemigo como el peligro real que representa para vida, en pocas palabras el ratón se sirve solo en bandeja.

Estudios de laboratorio demuestran que los ratones inoculados con cepas de tipo I y III del T. gondii, durante las tres semanas como promedio que duraba la infección, perdían su capacidad para desconfiar ante el olor o la presencia de los gatos. Los ratones se transformaban en presas fáciles. En la continuidad de dichos estudios también concluyeron que tras meses de haber sido contagiado los ratones, su comportamiento poco temeroso ante los felinos seguía siendo una constante, lo que demuestra en efecto que es definitivo el cambio conductual que provoca dicho parásito en particular.

Le puede interesar leer también: Toxoplasmosis – GATOS – Embarazo, la Ciencia tiene la última palabra. Todo lo que debes conocer.

Cómo actúa e infecta el Toxoplasma gondii al gato y al ratón

Otro estudio reciente evidencia una peculiar nueva arma que poseen los gatos. Se trata de un principio químico en la orina del felino que influye en el comportamiento del roedor.

Un estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad de Bilogía Experimental ha despertado una nueva teoría. Según investigadores del Instituto de Ecología y evolución A. N. Severtsov de Moscú, en Rusia, los ratones que se encuentran expuestos a la orina de los gatos desde una temprana edad, tienden a ser menos proclives a evitar ese aroma en el resto de su vida.

Vera Voznessenskaya, una de las autoras de la investigación, sostiene que los ratones manifiestan una respuesta fisiológica a un compuesto específico contenido en la orina, llamado felinina.
Las neuronas en los cerebros de los ratones sensibles a dicha sustancia, al ser expuestas generan una reacción fisiológica que incluye un considerable aumento de las hormonas responsables del estrés e inclusopueden llegar a provocar el aborto de las ratonas gestantes.

Gato cazando un ratón en su casa
El impulso de cazar puede ser independiente al impulso de alimentarse.
¿Por qué los gatos domésticos entregan a sus humanos el ratón que cazan?

Lo que siempre intriga al dueño de un gato es por qué su minino caza a su presa, sobre todo ratones, y lejos de alimentarse con ellos como teóricamente indica su instinto, éste se contenta con obsequiarnos los restos de su víctima. Ante todo, debemos entender que se trata de un comportamiento al que deberemos acostumbrarnos. Si se tratara la víctima de fauna silvestre protegida u otros animales que sean también mascota ante lo cual sí se deberán tomar medidas definitivas para que no ocurra (mediante el uso de gateras, cercados de reclusión o la permanencia del gato dentro de casa).


Nada impide, que siempre que sea posible rescatemos a un animal en apuros bajo las garras de nuestro gato. Siempre se debe evitar requerir al gato que cazó a un ratón con regaños fuertes. Se trata de un comportamiento natural e instintivo y requerirlo en el acto es tan arbitrario como prohibirle a un ave que capture insectos porque dispone de su pienso regular. Aunque nuestros gatos domésticos tengan su alimento disponible, siempre que les sea posible cazar, lo harán y con mucha probabilidad jugarán previamente con la presa hasta que ésta pierda la vida.

Gato con un ratón en la boca

En nuestras casas cuando un gato caza, es posible que con mucho orgullo el minino decida entregarnos su captura lo cual puede responder a diferentes motivos:

• ¿Si para ellos es tan divertido cazar y jugar con el ratón, por qué no lo sería para nosotros?, es indudable que nos halagan con el regalo y nos demuestran que nos aprecian, sumándonos a su euforia por el nuevo trofeo.

• Cuando entregan al ratón aún vivo, lo hacen porque se preocupan ante nuestra incapacidad para cazar, algo que resulta tan importante, aunque no entiendan muy bien por qué, pues siempre tiene comida en su plato. Ese comportamiento sobre todo es habitual en las gatas, ya que el instinto materno de entrenar a los cachorros en la cacería le conduce a ello.

• Un gato siempre jugará con una presa viva dentro de un entorno que le resulte seguro, y ese suele ser nuestras casas, lo que hace más probable que nos encontremos en pleno salón una escena que resulte poco agradable para muchos dueños.

Los gatos cazan ratones por naturaleza

Pueden existir diferentes motivos válidos por los cuales un dueño de gato no desea que su felino atrape ratones y para los cuales deberá encontrar soluciones:

• Posee ratones como mascotas. Deberá asesorarse con su veterinario o especialistas en comportamiento animal para que pueda adiestrar a ambas especies para convivir juntas. No obstante, en la mayor parte de los casos el contacto entre los animales debe hacerse con supervisión y será más recomendable acostumbrarlos a convivir desde cachorros o de lo contrario deberán estar por separados.

Evitar el contagio de enfermedades. Los gatos deben estar siempre vacunados y desparasitados de forma periódica según la indicación veterinaria. Claramente un gato que cace roedores e incluso llegue a comerlos, corre más riesgos de contagios. Es importante deshacerse de la presa muerta lo antes posible y limpiar muy bien el lugar, ya que el minino podría obsesionarse con continuar coleccionando trofeos.

Disgusta o impresiona que dejen en casa cadáveres de ratones. En las zonas rurales este comportamiento es más difícil de erradicar, sin embargo, en los espacios urbanos los gatos generalmente suelen estar más recluidos dentro de casa y se le niega el acceso al exterior o se les controla, lo que reduce la posibilidad de que capture presas vivas. Pero ocurre que a muchos dueños nos apena que los mininos no puedan disfrutar de mayor libertad, de las caminatas al aire libre y las visitas a los jardines, en ese caso se pueden asesorar los dueños con su veterinario para diseñar una gatera exterior comunicada con la casa y que brinde a su gato una mayor libertad, sin que pueda cazar roedores.

Prevención:

Debido a la atracción de los gatos por los ratones, existen en el mercado de artículos para mascotas, una gran diversidad de juguetes con formas de ratones para los felinos domésticos.

En la medida que un hogar mantenga unas buenas medidas de higiene y de control con las salidas del gato, menos oportunidades tendrá de encontrar una ocasión para cazar. Un gato bien alimentado y castrado lo más probable es que no se aleje mucho de su casa teniendo menos oportunidad de toparse con un ratón.

En el caso de que la vivienda esté siendo invadida por roedores y se tengan mascotas en la casa, nunca se deberá utilizar veneno para ratas, trampas químicas o las tradicionales, sin informarse previamente. Es importante consultar con un veterinario o los servicios de control de plagas, para que puedan recomendar la mejor opción para erradicar la plaga y que no suponga peligro para las mascotas.

Gato jugando con ratón de trapo

«Cuando los gatos duermen, los ratones están de fiesta», cuenta un dicho popular que en esencia se repite en muchas culturas. Desde que el gato es gato, por mucho tiempo los ratones no han podido estar tranquilos ante su presencia y razón llevan con ello pues sus oportunidades ante los felinos son escazas.

Un gato siempre de forma instintiva se obsesionará con un ratón, le seguirá, vigilará y atrapará tarde o temprano y si de algo no carecen nuestros felinos es de paciencia. Cazar es un acto que nos puede parecer algo cruel, sobre todo en los tiempos actuales en los que alimentar a nuestros mininos es tarea fácil, por lo que no le vemos motivo
necesario a ese comportamiento.

No debemos olvidar que un gato es un depredador y su instinto milenario no podrá ser borrado tras vivir cómodamente sobre nuestras mantas al calor del hogar. Cazar seguirá estando en su programa de prioridades y como tal nos tocará aceptarlos, pues al final es su naturaleza en parte salvaje la que nos apasiona disfrutar.

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros