VLFe, Virus de la Leucemia Felina. ¿Cómo se contagia entre los gatos? Consejos.

Puntuación: 4.5 de 5.

Contagioso y realmente dañino resulta el Virus de la Leucemia Felina (VLFe “en español” o FeLv “en ingles”), el cual constituye un grave riesgo para todos los gatos. Los hace a su vez portadores de un abanico de enfermedades mortales que derivan como padecimiento del virus.
El Virus de la Leucemia Felina es una de las principales causas infecciosa de mortalidad en los gatos en todo el mundo.

El Virus de la Leucemia Felina suele confundirse con el Virus de la Inmunodeficiencia Felina (Felina FIV), que aunque parecidos difieren.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Consejos cuidados del gato.

Actualmente se cuenta con un conocimiento parcial sobre el VLFe en su proceso de contagio, desarrollo, evolución y tratamiento. No obstante, en cada paso de avance que se da al respecto, las organizaciones comprometidas con su investigación y control se preocupan por establecer campañas que promuevan una mayor divulgación y concientización sobre esta enfermedad, siendo la principal clave para su prevención.
El tiempo que transcurre desde la exposición hasta la aparición de los síntomas puede ser bastante largo y gatos ya infectados pueden aparentar estar sanos.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Retrovirus. Consejos cuidados del gato.
Todos los retrovirus incluidos el Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF) o el virus de Inmunodeficiencia humana (VIH) producen una enzima denominada Transciptasa inversa que le permite insertar una copia de su propio material genético en las células infectadas.
Transmisión:

Los gatos infectados de VLFe se encuentran diseminados por todo el mundo y la prevalencia de la infección varía considerablemente dependiendo de cada núcleo de población, la edad, la salud y el medio en el que viven.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Consejos cuidados del gato.

Los gatos con infección persistente del VLFe son focos de infección latentes propagando el virus por medio de la saliva, secreciones nasales, la orina, las heces fecales e incluso la leche materna de las gatas madres. Las peleas entre gatos, el uso de recipientes compartidos (de alimento y agua) y los aseos sociales, son los principales medios de transferencia de la enfermedad. Puede ocurrir también incluso por medio de infección trasplacentaria de una gata madre a sus cachorros aún gestantes.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Consejos cuidados del gato.
Síntomas:


Los síntomas pueden variar de un gato a otro, pudiendo transcurrir poco o mucho tiempo, apareciendo a las pocas semanas, meses e incluso años. Una vez que los síntomas afloran puede ocurrir el deterioro de forma progresiva o en intervalos durante períodos de aparente salud.
Dentro de los síntomas que pueden pasar más desapercibidos al confundirse con otros diagnósticos están el adelgazamiento paulatino, afecciones en el pelaje, vómitos, fiebre, decaimiento, inapetencias y diarreas.

Otros síntomas:
• Supresión del sistema inmunitario dando ocasión a enfermedades infecciosas oportunistas.
• Ganglios linfáticos aumentados.
• Aparición de alteraciones de conducta, neurológicas y convulsiones.
• Induce la formación de tumores cancerígenos que pueden afectar diversos órganos y crear lesiones dérmicas.
• Al suprimirse la actividad de la médula ósea se produce anemia, alteraciones plaquetarias y en los glóbulos blancos.
• Puede producir alteraciones de la reproducción ocasionando reabsorción de fetos, endometritis e infertilidad.

Diagnóstico:


El modo más certero es realizar un test que permita detectar los gatos seropositivos ya sea que esté o no activa la infección en el momento de realizarlo. Dicha prueba la puede efectuar el médico veterinario con facilidad, siendo más fiable cuando se utiliza el suero o plasma de la sangre en lugar de esta en su totalidad. La mayoría de los test de detección de antígenos solubles (Ag soluble) muestran resultados positivos dentro de los 28 días posteriores a la exposición del virus en el gato. No obstante, dicho tiempo de espera se conoce que puede ser variable.

No es aconsejable para realizar este examen usar otros fluidos corporales o se corre riesgo de obtener resultados inexactos.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Test de detección. Consejos cuidados del gato.
Test de detección del VLFe y FIV.


El VLFe, de la familia de los retrovirus, es responsable de la aparición de enfermedades no neoplásicas (no cancerosa) como anemia no regenerativa, inmunosupresión y neoplásicas (cancerosa) como linfomas, leucemia y trastornos mieloproliferativos. También suelen presentarse como una infección permanente con característica de virus en sangre persistente o de infección latente.

Tratamiento:


No existe un tratamiento efectivo una vez que los síntomas progresan, normalmente se ofrecen métodos clínicos que ayudan a mejorar la calidad de vida del gato y a ralentizar las afecciones. En la mayoría de los casos los gatos que presentan latente el virus mueren como promedio en un corto tiempo.

Prevención:


La prevención es el mejor de los caminos cuando de enfrentar el VLFe se trata, teniendo en cuenta su alta mortalidad en los gatos una vez que la padecen.
Evitar la exposición de gatos sanos a gatos contagiados: Resulta ser la forma más eficaz de prevención incluso si se conoce que los gatos sanos ya se encuentran vacunados. Generalmente los grupos de protección o dueños de gatos que cuidan a estas mascotas ya infectadas por el virus, evitan reunirlas con grupos sanos o adoptar a individuos sanos que puedan correr el riesgo de contagio.
Es vital realizar el test de detección del VLFe siempre que se adquiera un nuevo gato o se le ingrese en un refugio para combatir la propagación.

Plan de vacunación: La vacuna de prevención para el VLFe suministrada puede proteger a los gatos de la infección, la cual deberá ser reactivada anualmente para una protección que si bien llega a ser muy eficaz se conoce que no protege al 100%.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Consejos cuidados del gato.

Aún si un gato procede de un lugar del cual se asegura que ha sido vacunado, ello no impide que antes de su ingreso a una nueva colonia o refugio u hogar se le practique el test de detección del virus como precaución.

Se conoce que existen personas que, en colaboración con refugios y protectoras, han asumido adoptar únicamente gatos portadores del VLFe. Les mueve el deseo de proporcionarles un hogar que incluya los cuidados necesarios que requiere su padecimiento, logrando de este modo controlar la enfermedad al mismo tiempo que brindan una nueva oportunidad a estos felinos salvándolos de la eutanasia. Nuestro más sentido reconocimiento a tod@s los que practican esta generosa actitud.

Ciertamente el VLFe resulta ser una enfermedad grave para muchos gatos, pero ello no es indicador de que siempre que al dar positivo un individuo examinado se deba practicar la eutanasia sin contemplaciones. Un gato infectado con el virus, bajo los cuidados adecuados puede vivir durante muchos años e incluso algunos siendo portadores de la infección no padecen la enfermedad por algún tiempo. Está muy claro que es responsabilidad de las personas encargadas de cuidar a estos gatos, extremar las medidas de precaución que detenga la propagación, dentro de las que se incluyen no permitir bajo ningún concepto que estos puedan deambular fuera de la casa y abstenerse de adquirir un nuevo gato que sea sano.

Si desconoce que su gato ha sido vacunado contra el VLFe, lo más recomendable es que consulte su preocupación con el médico veterinario que atiende a su mascota para que realice las pruebas pertinentes y proceda a iniciar o reanudar su plan de vacunación.

VLFe Virus de la Leucemia Felina. Consejos cuidados del gato.
Fotografía:Gat@ fan de Gatolia.

El hecho de que estemos frente a una enfermedad que no tiene cura y que amenaza la salud de nuestros gatos, nos llama con más fuerza al compromiso de protegerles preventivamente. Ello no es otra cosa que actuar a tiempo proporcionando a nuestra mascota el plan de vacuna sin fallar en los plazos señalados por el médico veterinario.

La mejor forma de demostrarle a nuestros mininos que les queremos no consiste solamente en amarles, alimentarlos y jugar con ellos. A este grupo de buenas acciones debemos sumar nuestra responsabilidad de informarnos y velar oportunamente por su salud y bienestar en general.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s