La lengua del gato. ¿Por qué raspa tanto? ¿Cómo funciona?

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Seguramente a su gato alguna vez le ha dado el impulso de lamerle la piel insistentemente, lo cual de inmediato interpretamos como un acto de acicalamiento, confianza y cariño. En un primer momento puede resultarnos agradable o gracioso, ya que puede transmitir algo de cosquilla, pero de continuar haciéndolo en el mismo lugar puede llegar a ser molesto a tal punto que retiramos la mano pues comienza a ser doloroso, como si de una lija se tratara…; ¿y por qué la lengua del gato al lamer no es suave y húmeda como la del perro? …pues porque su estructura es totalmente diferente a la del perro, a la del ser humano e incluso a la de muchas otras especies de animales.

Rexie cat instagram imagen
Vía Instagram @rexiecat

La lengua en los gatos constituye un órgano vital para su supervivencia con diferentes funciones relacionadas con la alimentación y la higiene. La principal características que siempre llama nuestra atención es la textura de su superficie, que se encuentra plagada de unas espículas algo rígidas en forma de pequeños ganchos, conocidas como papilas. Su rigidez se debe a que están compuestas de queratina, una proteína que también forman parte de las uñas, siendo estos ganchitos los que al rosar nuestra piel sentimos como si lijaran de forma abrasiva.

La lengua del gato


Esta característica de su lengua y la organización que tiene los minúsculos ganchitos, tiene dos principales funciones útiles para el felino:

Permite descuerar y sujetar el alimento mientras es masticado y tragado (entiéndase esta función sobre todo durante la alimentación en estado natural).

Vital para el mantenimiento e higiene del pelaje, lo que logra gracias a la semejanza de la estructura de su lengua con la de un cepillo para el cabello. De esta forma cuando vemos a un gato dedicar tanto tiempo acicalándose, está efectivamente barriendo y eliminando las partículas de todo cuanto encuentra en su pelo.

La lengua del gato

Con relación a la forma de beber los líquidos, la lengua de los gatos es una verdadera maravilla. Es probable que en algún momento se halla detenido a intentar ver cómo hacen para beber, sobre todo para ingerir tanto líquido con tan solo tocar la superficie y en tan poco tiempo, que nuestros ojos apenas alcanzan a ver.

En este sentido, se sabe que la habilidad del gato para beber agua con la lengua es más avanzada que en el perro, que notamos como derrama y salpica agua por todas partes, pues la atrapa con su lengua para llenar sus mejillas. La lengua del gato se ha adaptado para balancear el escurrimiento del agua con la inercia producida al «jalar» el agua con sus papilas, coordinando instintivamente el ritmo al repetir el proceso. El resultado global de todo esto es una manera hidrodinámicamente eficiente de beber agua que hoy podemos entender con más claridad, gracias a la investigación hecha por un científico (dueño de un gato como podrán imaginar) que un día decidió aclarar este enigma.

La lengua del gato
Inercia y gravedad.

Todo comenzó cuando Roman Stocker, un investigador del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), observaba como su gato llamado «Cutta Cutta», lamía la leche de un tazón. Los refinados modales del minino llamaban su atención, al ver como lograba ser tan eficiente al beber con delicadeza y sin derramar el contenido de su boca, fue entonces que decidió que deseaba entender cómo ocurría este fenómeno; consultó a su amigo Pedro Reis, experto en mecánica de fluidos y se pusieron manos a la obra.

Los investigadores del MIT comprobaron que, al igual que la trompa de los elefantes y los tentáculos del pulpo, la lengua de los gatos es extremadamente ágil. Los gatos curvan la lengua hacia atrás de modo que la superficie superior toca ligeramente el líquido. Cuando el animal levanta su lengua con rapidez, el agua se repliega en una columna de líquido que se eleva por inercia. Entonces, el gato cierra su mandíbula para tener un mejor control en la succión del líquido antes de que la gravedad rompa la columna (para entenderlo mejor, es como si de una pajita se tratara).

Cómo funciona la lengua del gato al beber agua

Para tener una idea del mecanismo de los lametazos del gato, el equipo realizó experimentos físicos en los que un mecanismo imitaba el movimiento de este órgano; pudiendo además confirmar su hipótesis después al observar cómo beben ocho especies de felinos en diferentes vídeos facilitados por el zoológico de Nueva Inglaterra e incluso bajados de YouTube. Curiosamente, cuanto más grande es un felino, más lento bebe, siendo la lengua del gato muy rápida, logrando un movimiento de casi un metro por segundo.

Para quienes aún crean que saber cómo bebe un gato carece de importancia, Roman Stocker tiene una respuesta. «La ciencia nos permite observar los procesos naturales con otros ojos y entender cómo funcionan las cosas, incluso si eso consiste en averiguar cómo mi gato se toma su desayuno», explica con humor. Hoy sabemos que la investigación inspirada por «Cutta Cutta» también pueden ayudar en el desarrollo de la tecnología robótica.

Gato bebiendo agua

Conociendo ahora las características de la lengua del gato, si su gato le lame con frecuencia no es que quiera hacer daño con su lenguita lijosa, lamerle es su manera de acicalarle; es un modo peculiar que tienen para establecer vínculos de afecto entre ellos y con sus humanos… aunque también podría deberse a que percibe que se ha saltado el baño y está tratando de hacerle un favor :3


4 comentarios

  1. Facinante muy bien explicado, esperando y tenga mas imformacion, de otra cosa interesante de los gatitos son animalitos maravillosos.

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros