2000 años, tiene el cementerio de mascotas más antiguo del mundo.

Puntuación: 4.5 de 5.
Facebook-Gatolia
Pinterest-Gatolia
Instagram-Gatolia
Gato amortajado en vasija cerámica
Gato amortajado en vasija cerámica, foto de la arqueóloga Marta Osypinska
Hace aproximadamente 2.000 años, la gente en la ciudad portuaria romana de Berenice, Egipto, trataba a los animales con gran respeto, alimentaba con alimentos especiales a las mascotas desdentadas, protegía a las criaturas mientras se recuperaban de las heridas y enterraba a sus peludos compañeros en tumbas individuales con collares y adornos. Esto sugiere un nuevo análisis del gran cementerio de mascotas recientemente hallado en la antigua ciudad portuaria de Berenice.

El cementerio, que data de los siglos I y II d.C., estaba ubicado a las afueras de las murallas de la ciudad. La arqueóloga María Osypinska y sus colegas lo encontraron en 2011, enterrado debajo de un basurero romano. En 2016, publicaron hallazgos sobre los primeros 100 esqueletos que pudieron examinar, pero en ese momento, algunos expertos cuestionaron si el sitio era en realidad un cementerio o un vertedero de basura que contenía huesos de animales. El nuevo estudio incluye un análisis más detallado de los entierros, incluida la información de un veterinario que ayudó a analizar la dieta y la salud de los animales.

Gato-entierro-arquelógico
Gato con collar, foto de la arqueóloga Marta Osypinska
Alrededor del 90 por ciento de los animales enterrados en el sitio eran gatos. Muchos de los felinos llevaban collares de hierro o collares decorados con vidrio y conchas. Uno fue enterrado en el ala de un pájaro grande, prácticamente la totalidad de los restos fueron enterrados con gran cuidado y llevando regalos y ofrendas de amor de sus dueños.  

Mientras tanto, los perros constituían alrededor del 5 por ciento de los entierros. Los caninos a menudo habían vivido hasta la vejez, perdiendo dientes o sufriendo enfermedades de las encías y articulaciones desgastadas, condiciones que probablemente les habrían hecho imposible valerse por sí mismos. Algunos de los perros también se habían recuperado de las lesiones sufridas mucho antes de su eventual muerte.

Además de los perros y gatos, los animales enterrados en el sitio incluían monos importados de la India, la mayoría de los monos en el cementerio murieron jóvenes, posiblemente porque era difícil para las personas cuidarlos en un entorno tan diferente al de su región de origen.

Le puede interesar leer también: El cementerio de mascotas más antiguo en Paris.
Cementerio-antiguo-mascotas-Berenice-Egipto
Lugar de las excavaciones, foto de la arqueóloga Marta Osypinska
Sin embargo, al igual que los perros y los gatos, los monos fueron enterrados con mucho cuidado. Uno estaba envuelto en una manta de lana, mientras que otros fueron encontrados con objetos enterrados junto a ellos, incluidas ánforas y conchas grandes.

El entierro cuidadoso de animales es históricamente inusual, cuando se encuentra un perro o un gato en el registro arqueológico, es principalmente uno que ha sido tirado a la basura o arrojado a un pozo sin ningún ritual o muestra de afecto, por eso este descubrimiento es particularmente interesante para determinar el momento en que los seres humanos empezaron a considerar a sus mascotas como familia.

El cementerio de mascotas de Berenice es la evidencia concluyente que los humanos hace más de 2000 años consideraban a sus mascotas como familia:

1. Dedicaron un espacio especial para los entierros, lo contrario a tirarlos en basureros.
2. Los animales murieron en su mayoría en edades avanzadas -el cuidado humano alarga la vida en los gatos y perros al doble que en estado feral-.
3. Los huesos muestran que los animales siguieron siendo cuidados aún después de accidentes graves, algunos incluso fueron alimentados después de perder los dientes -de haber sido animales de trabajo habrían sido desechados-.
4. Muchos de los animales encontrados fueron amortajados y portaban collares u otros elementos que podrían haber sido reutilizados en nuevas mascotas, sin embargo sus dueños prefirieron enterrarlos con ellos.
5. El cementerio fue utilizado casi por un siglo, es decir no fue una moda pasajera, un periodo tan largo de tiempo evidencia que las mascotas tenían un papel principal en la vida de los ciudadanos de esta ciudad.
Cementerio-antiguo-mascotas-Berenice-Egipto-mapa
Captura desde Google Maps
La última pregunta que nos queda por resolver es: ¿porqué más gatos que perros? 

Respecto a esto hay varios factores: Berenice era una ciudad portuaria romana en el Egipto de los siglos I y II, donde los gatos ya hacía milenios eran la mascota preferida. Siendo un puerto encargado de recibir el comercio marítimo de Asia y África para luego transportarlo por tierra hacia el mediterráneo romano, estaba lleno de almacenes cuyo único mecanismo efectivo de control de las ratas y ratones eran los gatos. Estos eran -como en el antiguo Egipto- mascotas preciadas y guardianes de los alimentos y bienes almacenados. 

Bibliografía:

Piotr, Osypinski & Osypinska, Marta. (2019). Excavation of the small animal cemetery at the Roman Red Sea harbor of Berenike in 2018 and 2019. Polish Archaeology in the Mediterranean. 175-193. 10.31338/uw.2083-537X.pam28.2.11. The paper discusses funeral practices with regard to animals in ancient Berenike, investigated in two seasons of exploration, 2018 and 2019 (trenches BE18/19-107, BE01/19-48 and BE19/132). Three groups of animals are represented almost exclusively in the burials. These are cats, dogs and monkeys, buried mainly around the top and on what was the eastern slope of a sand dune. In the mid 1st century AD, an enclosure wall roughly 0.50 m thick was built enclosing a space of about 20 m2 with no apparent floor surface inside it. Outside the wall, a clay pavement surrounded the enclosure on at least three sides. Animal burials accumulated around this enclosure for the next century or so, achieving the greatest density close to the feature. By the 2nd century AD urban rubbish had encroached heavily upon the area taken up by the burials. Most likely in the beginning of the 3rd century AD, the wall was dismantled, perhaps together with the features that had been inside the enclosure (statue, column, tree?). Interestingly, two goats were buried by the two excavated corners (northeastern and northwestern ones) in this period. One of these represented a variant of the species not typical of Northeastern Africa.

Un comentario

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros