Consejos para trasladar o mudar a un gato.

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Los gatos son criaturas de hábitos rutinarios que se sienten complacidos disfrutando de la tranquilidad y seguridad del hogar que les proporcionamos. Pocas veces nos cuestionamos cómo se sentiría nuestro minino ante un proceso de traslado y mucho menos de cómo proceder, hasta que se nos presenta el caso.

Siempre que se hace necesario trasladar un gato, lo primero que debe priorizarse es contar con el transportador apropiado, No es aconsejable en ninguna circunstancia hacerlo sin la seguridad que nos presta un trasportín especial para gatos. Aun cuando creamos que nunca hará falta trasladarlo tenga por seguro que lo necesitará.

Por ejemplo, si se nos presentara una urgencia y por motivos de fuerza mayor su veterinario no puede ir a asistirle como de costumbre, en tal caso deberá trasladar a su gato a una clínica veterinaria donde le puedan atender y deberá hacerlo de forma segura. Analizándolo de este modo no es difícil comprender que contar, de forma previa, con un medio adecuado para trasladar a su gato, resulta de suma importancia.

Algunos de los diferentes nombres por los cuales se definen o conocen los transportadores para gatos:


• Cesta de traslado
• Porta gato
• Transportín
• Cajuela
• Caja transportadora
• Jaula portagato
• Bolso portagato

¿Cómo escoger un trasportín para un gato?

En las tiendas para mascota podrá encontrar una diversidad de diseños y modelos de los cuales deberá seleccionar aquel que se adecue mejor a las necesidades de su gato y a las del traslado como tal.

Jaula porta gatos:
Fabricadas en alambre revestido con plástico, pueden encontrarse en diferentes dimensiones. Se caracteran por ser muy ventiladas y su uso se extiende a refugios para mascotas ya que suelen ser además muy fáciles de limpiar, así como económicas. Por lo general requieren de una manta o papel periódico en el suelo de la misma para mayor comodidad hacia el gato. Esta puede ser recomendable para viajes cortos, como por ejemplo visitas al veterinario o también para mantener al gato localizado en casa, si tiende a ser huidizo, cuando espera la visita médica. Si se le trasladará en esta jaula recuerde llevar una manta extra para taparla parcialmente si el minino se estresa durante el viaje o en el lugar de destino.

Uso recomendado en gatos preferiblemente acostumbrados a trasladarse o para todo tipo de gato si esta permanecerá en un lugar fijo para revisión, recuperaciones, cuarentenas, etc. También son un buen auxilio en el traslado de gatos ferales que serán esterilizados o que recibirán algun tipo de atención.

Cesta de mimbre para traslado:
De aspecto tradicional, son transportadores elaborados con mimbre tejido, en muchos casos de forma artesanal. Tienen la ventaja de ser frescos y el gato en su interior se siente oculto pudiendo observar lo que ocurre en su entorno. Algunos diseños son versátiles, proporcionándoles la función de casita una vez que se le retira la portezuela cuando no hace función de transportador. Suelen ser seguros, pero tienen el inconveniente de ser difíciles de limpiar.

Adecuadas para gatos tranquilos acostumbrados a ser trasladados y recuerde siempre colocar una manta o cojincillo en el interior de la cesta.


Muchas cestas de mimbre para traslado pueden ser utilizadas como camas al ser su puerta desmontable.

Porta gatos de cartón:
Son cajas armables de cartón provistas de cierres en la parte superior por donde se deberá introducir al gato, contando además con pequeñas aventuras de ventilación. Sus características de diseño y material, lo convierten en un accesorio desechable, por lo general para una sola ocasión. Entre sus inconvenientes no es posible higienizarlo debido al deterioro rápido que sufre por los líquidos y fluidos como la orina.

Generalmente su uso se extiende a el traslado de mascotas recién adquiridas, preferiblemente cuando se trata de cachorros, gatos adultos muy tranquilos o traslados de urgencia. Un gato muy estresado podría hacer aberturas en el material e intentar escapar.


Es importante que todo trasportín cuente con asas o correas que permitan sostenerlo de forma segura durante el traslado.

Transportín plástico para gatos características

Evite el uso de transportadores improvisados como por ejemplo maletines de equipajes o bolsos estandars.

Transportín plástico:
Suelen ser los más adecuados para todas las situaciones de traslado. Al ser de plástico rígido cuenta con todas las ventajas que podemos esperar, a pesar de ser por regla general los modelos más costosos, también suelen ser los más definitivos. Entre sus beneficios encontramos la fácil higienización, el peso ligero cuando se trata de buenos fabricantes. Son muy seguros para el gato y se les encuentran en diferentes tamaños lo que permite por ejemplo albergar a dos gatos a la vez o una gata con sus cachorros. Sus diseños cerrados con aberturas de ventilación, proveen al gato de un espacio que les hace sentir seguros y protegidos.

Generalmente cuentan con dos accesos uno por el frente mediante una puerta con seguro y otro acceso por arriba a modo de tapa o compuerta, pudiendo utilizar uno u otro según el caso lo requiera.

Bolso porta gato:
Estos vienen ganando popularidad y su uso se está viendo extendido con una gran variedad de diseños adaptados a las diversas necesidades de tamaño, seguridad, etc. Se les pueden encontrar en modelos que combinan el tejidos y mallas plásticas, cuyo suelo rígido permite ser retirado e higienizado cuando se requiere. Este tipo de transportadores pueden encontrarse en precios que van desde muy económicos hasta mas costosos o de marca, pero lo importante decidir correctamente su adquisición. Valorar siempre la calidad, revisar si los tejidos y mallas son calurosos o frágiles o si su estructura no se sostiene de la forma adecuada, ya que podríamos poner al minino en una situación vulnerable o incluso peligrosa. En caso de decidir adquirir uno, infórmese correctamente en tiendas o foros especializados para mascotas, prefiera artículos seguros y de calidad.

Cuando traslade a su gato, lleve consigo una o dos toallas extras dependiendo del tiempo de traslado, por si fuera necesario hacer un cambio producto de la orina o el vómito debido al estrés y mareos.
Recomendación de uso. Pueden ser útiles en traslados cortos y preferiblemente con gatos tranquilos y cooperativos.

Consejos:

NUNCA debe dejar sin supervisión a su gato en su trasportín dentro de un auto, mucho menos en condiciones de calor o frío.
• Si el traslado en auto será largo, es recomendable detenerse cada una hora para revisar el estado del gato. Le dará la oportunidad de sacar el trasportín hasta una sombra (sin sacar al gato) y se le puede brindar agua más no obligarle si no la desea.
• En el caso de que el gato sea trasladado por medio de una línea aérea, ferroviaria o marítima, asegúrese con anterioridad con la compañía de transporte, cuáles son los requisitos que debe cumplir el trasportín. Cuando la aerolínea permite el traslado de pequeñas mascotas en la cabina del avión, el trasportín podrá ser usado cuando el vuelo no supera las seis horas. El recipiente tiene que ser lo suficientemente grande para que el gato pueda girarse, ponerse de pie y tumbarse. Para vuelos superiores a seis horas, la mascota viajará en la bodega en jaulas de diseño especial y correctamente etiquetada. También existen pequeñas aerolíneas especializadas únicamente en el traslado de mascotas, a las que se podría contactar de ser necesario.


• Los gatos por lo general son malos viajeros cuando se les trasladan, si el viaje supera las 3h en auto y el minino es muy nervioso, puede consultar a su médico veterinario si puede ser necesario administrar un relajante al gato, pero este solo podrás ser administrado por el médico y es una medida que será tomada solo en casos realmente necesarios.
• Siempre que se trate de un traslado planificado, no le brinde alimentos a su gato antes de viajar para evitar el mareo y los vómitos.

¿Cómo introducir correctamente al gato en el trasportín si no está habituado y se niega a entrar por sí solo?

1- De ser posible o tratándose de un traslado planificado, permita que el gato tenga tiempo de utilizar su bandeja de deposiciones.
2- Coloque en el suelo del trasportín una toalla o papel periódico incluso si se trata de un viaje corto.
3- Asegúrese de cerrar puertas y ventanas, mucho mejor si se hace en una habitación cerrada.
4- Tome al gato suavemente, puede que este forcejee al ver el trasportín, así que debe hacerlo de forma decidida sujetándole de las patas traseras.
5- Mantenga sujeto al gato justo hasta antes de cerrar asegurando la puerta del trasportín.
6- Recuerde hacer todo el proceso de forma adecuada y decidida pues si el gato escapa a la primera, estará asustado y será más difícil una segunda oportunidad.

Si bien lo preferible sería nunca tener que trasladar a un gato debido al efecto estresante para muchos casos, la experiencia nos dice que siempre en algún momento de la vida se hará necesario. Será mucho más prudente aprender a enfrentarlo con antelación y que llegado el momento ayudemos a nuestro minino a superarlo de la manera más positiva posible.
Nuestro mejor consejo es que acostumbre a su minino desde joven a familiarizarse a traslados cortos y de este modo tanto usted como su gato estarán mejor preparados.

Puede practicar a modo de entrenamiento, para usted y su gato, los pasos para introducirlo al transportador.
Puede reforzar su confianza recompensando al minino con premios o caricias.

Le puede interesar leer también: Transportín para gatos. Trucos para entrar al gato a su transportín.

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros