¿Por qué tu gato maúlla para que le abras o cierres la puerta?

Puntuación: 4.5 de 5.

Comparte este artículo con tus amigos en las redes, pinchando en los botones sociales.

Cuando tu gato … maúlla para que le abras la puerta y salir … y al poco maúlla para que le dejen entrar, no se trata de rebeldía ni de que desea agobiarte con su impertinencia. Simplemente el gato no tiene registrado en su desarrollo evolutivo las puertas.

Desde el punto de vista del felino estos son objetos innecesarios y lo que sí aprenden es a que dependen de nosotros para poder transitarlas. De ahí que maúllen insistentemente sabiendo que no le podrás ignorar.

Gato-frente-a-una-puerta

Los gatos requieren dedicar tiempo durante el día a la supervisión de su territorio. Sienten el impulso a mantener sus marcas de olor fresca en los límites de su territorio y se incomodan si no pueden hacerlo, por ello nos apremian a que les abramos la puerta. Pero considerándonos los humanos seres tan «inteligentes » (en ciertas cosas), lo único que podemos hacer para no sentirnos importunados es ofrecer al minino una puerta gatera y asunto resuelto. Así podrá salir y entrar cuánto desee, ya sea al exterior o al área cercada como gatera que le permitamos acceder.

“Es habitual ver a gatos sentados frente a una puerta mirándolas fijamente, nos preguntamos si creen que de tanto mirar ¿se abrirá sola? Otros más ingeniosos, aprenden incluso a abrirlas entrenando trucos y artimañas gatunas X3 ”.

Los gatos y las puertas

Resulta importante entender que con seguridad una vez que salga y haga lo suyo el minino regresará a la comodidad y seguridad por enésima vez. Pero recuerde que si deja salir al exterior a su gato lo mejor será que lo haga con supervisión o hacia un área protegida o gatera.

Le puede interesar leer también: Las gateras, una solución para el disfrute de los gatos en exteriores. Diseños y ejemplos.

También ocurren otras situaciones en la que los gatos actúan de modo similar dentro de las habitaciones de casa, … una vez más una odiosa puerta se interpone en su recorrido. Existen dos opciones, se le sigue limitando con la puerta a dicho espacio al cual solo accede según su humano lo determine. De lo contrario no queda otra que dejar todas las puertas permanentemente abiertas para que el triunfante felino camine a su gusto de un lado al otro sabiéndose dueño finalmente de todo el lugar.

Los-gatos-y-las-puertas

Deja un comentario en nuestro Mundo de Gateros